Tel: 2253-6867 / Fax: 2253-3671 info@hidrogeotecnia.com

Agua de lluvia

¿Por qué es importante captar agua de lluvia?

Actualmente, la mayor parte de los hogares y una gran proporción de locales comerciales, empresas agropecuarias, agroindustriales e industriales en general, utilizan inapropiadamente el agua destinada a consumo humano. Como ejemplo, el llenado de tanques de servicios sanitarios, lavado de ropa, riego de jardines o incluso campos de golf y limpieza de vehículos, entre otros.

En muchos lugares del mundo con alta o media precipitación y en donde no se dispone de agua en cantidad y calidad necesaria para consumo humano u otras actividades, se recurre al agua de lluvia como fuente de abastecimiento. Esta alternativa consiste en la captación del agua llovida a través de una superficie, usualmente un techo, donde el agua es conducida por un sistema de tuberías y utilizada directamente en la actividad o almacenada en un tanque para su posterior reúso, adicionando un proceso de filtración y/o desinfección (Figura 1).

La Organización Mundial de la Salud establece que las situaciones de peligro asociados a la captura de agua de lluvia se deben principalmente a factores microbiológicos, como la presencia de excrementos de aves o de otros animales en las superficies de captación. Debido a esto, el agua debería ser tratada y almacenarse protegida de la contaminación para asegurar su inocuidad. Además de verificar las propiedades fisicoquímicas del agua llovida.

¿Cuál es el potencial de la captación del agua de lluvia?

Para definir un estimado del potencial de esta fuente, se utilizaron datos estimados por el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA).

En el Cuadro 1 se observa que una vivienda costarricense de 5 familiares podría sustituir en promedio un 62% de su consumo de agua total. Una parte de esta cifra se podría satisfacer mediante la recolección de agua de lluvia para el lavado de autos, riego de jardines, llenado de tanques de inodoros y otros. Escenarios similares se presentan para otras actividades comerciales, industriales, agroindustriales, agrícolas, entre otras; sin embargo, en nuestro país se está desperdiciando ese potencial.


Recarga Inducida

La recarga inducida puede definirse como la práctica de aumentar artificialmente la cantidad de agua que ingresa a un depósito de agua subterránea o acuífero. Esta alternativa tiene varios propósitos, entre ellos, conservar y reducir las aguas de escorrentía y de inundación; complementar la cantidad de agua subterránea disponible; reducir o eliminar la disminución en el nivel del agua de los reservorios de agua subterránea; reducir o equilibrar la intrusión de agua salada; almacenar agua para reducir los costos de bombeo y tuberías; almacenar agua en temporadas bajas; y eliminar los sólidos suspendidos por filtración a través del suelo. (Freeze & Cherry, 1979)

Las condiciones geológicas e hidrológicas que pueden afectar la recarga inducida deben evaluarse en cada lugar a realizarse. El agua de recarga también debe analizarse para determinar si es químicamente compatible con el agua subterránea y si requiere un tratamiento previo para evitar la obstrucción del acuífero. (Freeze & Cherry, 1979)

El Centro Panamericano de Ingeniería Sanitaria y Ciencias del Ambiente establece que los principales métodos de recarga artificial de los acuíferos son la filtración ribereña y el esparcimiento del agua sobre superficies permeables de suelo.

En la filtración ribereña se construyen galerías o líneas de pozos paralelos a la ribera de un río o lago, a una distancia técnicamente factible. El efluente que proviene del agua subterránea normalmente alimenta el caudal del río (Figura 2). Cuando se extraen cantidades de agua subterránea, disminuye el flujo de agua subterránea hacia el río. La extracción de agua resulta en un descenso del nivel de agua subterránea. Para tasas elevadas de extracción, se puede hacer descender el nivel de agua subterránea cerca a la orilla por debajo del nivel de agua en el río. El agua del río será entonces inducida a ingresar al acuífero.

Por otra parte, el esparcir agua (Figura 3) se basa en tomar agua del río, lago u otra fuente para trasladarla a los lugares donde se dispone de formaciones de suelo adecuadas para filtración y flujo subterráneo necesarios. Posteriormente, se realiza la extracción en el campo de filtración y recibe un nuevo tratamiento para ser consumida. Entre los factores principales se encuentran la tasa de filtración del agua en los estanques de infiltración, tiempo de viaje y la longitud del flujo subterráneo, y la diferencia del nivel del agua en los estanques de infiltración y el nivel freático de las aguas subterráneas.

En conclusión, la captación de agua de lluvia y la recarga inducida de cuerpos de agua subterráneos promueven el aprovechamiento y manejo equilibrado del recurso hídrico, y ofrecen una respuesta a la problemática de escasez y preservación de las fuentes superficiales y subterráneas.

Referencias

AyA. (2010). Estimación de agua consumida por persona por día. Costa Rica.

CEPIS. (1983). Sistemas de Abastecimiento de Agua para Pequeñas Comunidades.

Freeze, R., Cherry, J. (1979). Groundwater. New Jersey: Prentice-Hall. Inc

OPS. (2004). Guía de diseño para captación del agua de lluvia. Lima.

OMS. (2006). Guías para la calidad del agua potable [recurso electrónico]: incluye el primer apéndice. Vol. 1: Recomendaciones. Tercera edición. Ginebra (Suiza), Organización Mundial de la Salud.

Elaborado por el Departamento de Ambiente, Hidrogeotecnia Ltda, 2019.

A %d blogueros les gusta esto: